1. Inicio
  2. /
  3. SEO
  4. /
  5. Cómo recuperarse de una penalización de Google Penguin

Cómo recuperarse de una penalización de Google Penguin

SEO

Penguin 3.0 ha llegado, y como en las versiones anteriores, algunos han sufrido severas penalizaciones en los resultados de búsqueda. ¿Es tu caso o el de tus clientes? Toma nota, porque hoy proporcionamos las claves para salir de una sanción de Google Penguin.

Recuperarse de una sanción de Penguin es posibleEn el post anterior vimos en qué consistía la versión 3.0 de Penguin, el historial de actualizaciones del pingüino hasta la fecha, y hablamos un poco sobre la suerte que habían corrido los afortunados y los desdichados tras el «reajuste» de los SERPs. Hoy os traigo un método recomendado para salir lo mejor parado posible tras una penalización de Google Penguin basado en el post de Bartosz Goralewicz con nuestro propio estilo, al final del artículo tenéis el enlace del artículo original en inglés ;-).

¿Quién ha sido?, ¿el pingüino, el panda o el empleado del Zoo?

Lo primero es asegurarte de que ha sido Penguin el responsable de que tu sitio web esté herido de gravedad. Si tu web ha sufrido un duro golpe, los responsables pueden ser:

Un cambio en el algoritmo de Google

  • Panda: persigue prácticas como el contenido pobre, el keyword stuffing (abuso de palabras clave) o el exceso de publicidad.
  • Penguin: persigue el spam, centrándose en los backlinks o enlaces externos que alteran artificialmente los resultados de búsqueda.

Una sanción manual

Si la pistola humeante no está en manos del pingüino ni del oso panda, ¡es un empleado del Zoo! 😉 En efecto, a veces el personal de Google aplica sanciones de forma manual.

Saber de dónde viene la penalización es primordial para conocer el protocolo que debes aplicar a continuación. No te preocupes, es muy sencillo: si se trata de un trabajo manual, recibirás un mensaje vía Google Webmaster Tools. Si no hay notificaciones, deberías comprobar cuándo empezó el bajón de visitas en tu página web con los datos de Google Analytics, y cotejar la información con la fecha de lanzamiento de las últimas modificaciones del algoritmo. Fácil, ¿no?

Las consecuencias de una penalización de Google Penguin pueden ser graves o muy graves. Puede que simplemente pierdas posiciones en el buscador, viéndose drásticamente reducido el tráfico de tu web; o puede que te desindexen páginas, o incluso tu dominio al completo. Para un negocio, esto supone la ruina, si no se toman las medidas oportunas.

¿Qué puedo hacer para salir de una penalización de Google Penguin?

Como mínimo, deberías realizar los siguientes pasos:

  • Analizar tu perfil de enlaces. Puedes descargarlo desde Google Webmaster Tools.
  • Localizar los links que Google Penguin podría identificar como spam.
  • Solicitar que los borren (si no pertenecen a blogs satélite creados por ti, en cuyo caso, puedes eliminarlos tú mismo).
  • Utilizar la herramienta Disavow de Google para desautorizar los restantes.

Pero Google Penguin no siempre reacciona con la rapidez y la consideración que nos gustaría. Algunos sitios permanecen sumergidos en las profundidades abismales de los SERPs, y hay que esperar a una nueva actualización del pingüino para reflotar nuestro sitio. Esto es lo que ha sucedido con algunas webs tras la actualización Penguin 3.0: los webmasters penalizados en anteriores versiones que se han preocupado por hacer las cosas bien, han visto mejorado su posicionamiento y su tráfico. ¡Pero han tenido que esperar nada menos que un año!

De hecho, lo que muchos webmasters acaban haciendo es matar la web y crear otra nueva; pero esto supone tirar por la borda todo el esfuerzo depositado en levantar un proyecto online y volver a empezar de cero. ¿Demasiado duro para ti…? ¡No te preocupes! Hay alternativas.

El procedimiento que propondremos en este post requiere usar las herramientas de LinkResearchTools, de pago. Existen otras aplicaciones y productos de software alternativos, pero los que usaremos son muy efectivos. Si se trata de reflotar una web, piénsatelo, porque puede merecer mucho la pena.

El método consiste, básicamente, en redirigir todo el contenido de la página web hacia un dominio nuevo. Pero, como es lógico, no es nada sencillo. Hay que aplicar una serie de pasos para limpiar el dominio antiguo y lograr que el nuevo gane una buena reputación ante Google Penguin.

Cómo salvar tu web

El proceso es complejo, pero trataremos de facilitar su comprensión tanto como sea posible.

1. Hacer una auditoría de enlaces

Consiste en detectar los problemas en tu perfil de enlaces. Para ello utilizaremos la herramienta Link Detox.

Para realizar este paso puedes utilizar otras herramientas que permiten hacer auditorías de links, pero utilizando Link Detox y otras herramientas de LinkResearchTools puedes acelerar el proceso de recuperación. Además, puedes conectar tu cuenta con la de Google Webmaster Tools.

Si optas por realizar una auditoría de tu link profile con Link Detox, tendrás que rellenar una checklist con varias opciones. Debes marcar las siguientes:

  • Activating the follow evaluation.
  • Remove Dropped Links.

Si te defiendes con el inglés, habrás visto que el segundo punto consiste en eliminar los enlaces caídos.

A continuación usaremos otra utilidad llamada Link Detox Screener, que nos permitirá revisar manualmente cada uno de los enlaces (sí… es necesario). Esta herramienta incluye información importante sobre cada backlink e incorpora una valoración del riesgo que supone conservar el enlace (DetoxRisk). Encontrarás, además, una captura de la página que te ha enlazado. Debes decidir qué enlaces quieres preservar y cuáles sería preferible eliminar. Una buena pista es que en la información del enlace aparezca el texto «LinkNotFound».

2. Subir Disavow file a Google Disavow Tool

Link Detox te permite descargar el Disavow file, un documento en XLSX o CSV con todos los enlaces que has desautorizado, para subirlo a Google Disavow Tool, que encontrarás en tu cuenta de GWT.

3. Hacer que Googlebot rastree de nuevo los enlaces que nos apuntan

Para dar este paso vamos a utilizar la herramienta Link Detox Boost, cuya finalidad es acelerar el proceso de recuperación. Antes de redireccionar el antiguo dominio hacia el nuevo, hay que conseguir que el robot de Google vuelva a rastrear los enlaces de los que hemos hecho disavow. Esto podemos hacerlo exportando el informe de Link Detox, copiando las URL de los enlaces y pegándola en la sección «Disavowed url’s» de Link Detox Boost.

Este proceso debe realizarse de 24 a 48 horas después de haber subido el archivo Disavow a Google Webmaster Tools.

Tras activar Link Detox Boost, accederás a la última fecha del rastreo del bot de Google en cada uno de los enlaces. Hay que esperar hasta que se tenga constancia de que todos los links han sido rastreados de nuevo.

4. Preparar y realizar los redireccionamientos 301

Cuando hablamos de redirecciones 301 tras una Penalización de Google Penguin, todo se complica. Por esa razón, es necesario dar un paso previo que marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso dela recuperación.

Es necesario que subas el archivo de Disavow a tu cuenta de Google Webmaster Tools, ¡¿Otra vez?! No, no. Ahora debes hacerlo a la cuenta de tu nuevo dominio. De omitir este paso, probablemente los intentos de redireccionamiento serán inútiles.

Hacer un redireccionamiento es algo fácil, ya sea mediante las funcionalidades de tu CMS o cargándolos al archivo htaccess. Pero se puede complicar. Es muy importante que revises todo, y te asegures de que no hay errores.

5. Escrapear los restos del dominio antiguo para que Google los desindexe

Tras realizar las redirecciones tenemos un problema: Google puede tardar meses en quitar de su índice las URL’s antiguas, y por lo tanto, también la indexación de las del nuevo dominio será mas lenta. Para reducir ese espacio de tiempo de unos meses a tan solo unos días, podemos utilizar la herramienta ScrapeBox u otras similares.

ScrapeBox nos permitirá asociar una lista de keywords al antiguo dominio (o más bien, al comando site:tudomino.com). Como resultado, ScrapeBox automatiza la búsqueda de las URL que Google todavía tiene indexadas. Para conseguir esa lista de palabras clave nos serviremos de los datos de Google Webmaster Tools o Google Analytics.

Tras obtener la lista y limpiarla de, por ejemplo, URLs duplicadas, lo subiremos a Link Detox Boost para acelerar la indexación de las redirecciones 301 por parte de Google.

¿Qué? ¿Demasiado complejo? Más bien… sencillo en su complejidad. El problema es que hay varias cosas que pueden salir mal. Si, por ejemplo, desautorizamos todos los links ligeramente sospechosos, podemos estar empeorando la situación todavía más. Lo mismo sucede con los redireccionamientos.

Si posees sólidos conocimientos de SEO y estás buscando la forma más efectiva de salir de una penalización de Google Penguin, ¡adelante! Si no te ves capaz, ¡pide ayuda! Somos consultores SEO y estamos aquí para echarte una mano 😉

 

Este post está basado en este tutorial de LinkResearchTools.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Compartir

Últimas entradas

Menú

Recibe en tu mail las últimas noticias del sector